Cineerrede

CUANDO SE HABLA DE DETECTIVES FAMOSOS… NO SE PUEDE DEJAR ATRAS A HERCULE POIROT

Muerte en el Nilo
Por Angel L. Peña
“Cuando hayas eliminado todo lo que es imposible, entonces lo que quede, por improbable que sea, debe ser la verdad”
Sherlock Holmes

Cuando uno habla de detectives famosos, en el canon moderno de ficción, solo existen un puñado. Philip Marlowe de Raymond Chandler, Sam Spade de Dashiell Hammett, y, obviamente el más famoso de todos el gran Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle. Pero en esa lista falta una gran presencia, un hombre que adoraba los dulces, era vanidoso, meticuloso, neurótico, y que su autora, Agatha Christie nos dice que tenía “el mejor bigote en toda Inglaterra”. Un belga por el nombre de Hercule Poirot, interpretado en la última película de Kenneth Brannagh por él mismo. No es la primera vez que Brannagh interpreta al personaje. En 2017 lo interpreto en su caso mas famoso y mas importante, Asesinato en el Expresso de Oriente, una pelicula que aunque tuvo criticas dudosas, fue uno de los filmes mas taquilleros del año, ofreciendole la oportunidad a Brannagh de regresar al mismo personajes años mas tardes.
Es difícil hacer un resumen de la película sin revelar el crimen que se sitúa en ella, pero habrá que intentarlo. Detective de renombre internacional, Hercule Poirot, se encuentra en Egipto cuando es invitado a una fiesta nupcial entre Linnet Ridgeway (Gal Gadot) y Simon Doyle (Armie Hammer). Ridgeway es obscenamente rica, y en la fiesta se encuentran varios personajes particulares de su pasado. Una amiga del internado, Rosalie Otterbourne (Letitia Wright), quien es sobrina de una cantante de Blues, Salome Otterbourne (Sophie Okonedo) quien proporciona la música y el entretenimiento en la fiesta. Marie Van Schuyler (Jennifer Saunders), madrina de Linnet, antigua miembro del Café Society, convertida en comunista, y la Senora Bowers (Dawn French) su enfermera y asistente. Linus Windlesham (Russell Brand), el antiguo comprometido de Linnet. Andrew Katchadourian (Ali Fazal) primo y abogado de Linnet. Jacqueline de Bellefort (EmmaMackey) la antigua comprometida de Simon. Louise Bourget (Rose Leslie) criada de Linnet. Bouc (Tom Bateman) viejo amigo de Poirot y Euphemia (Annete Bening), su madre. Durante un viaje en el nilo a bordo del bote Karnak, una serie de crímenes ocurren y depende de Poirot descubrir el culpable.
La película está llena de excelentes actores, que a pesar del poco tiempo que cada uno está en pantalla, le sacan la mayor cantidad de provecho al mismo. Ali Faizal hace un papel espléndido como el abogado, siempre se ve que está planeando algo y tiene una cualidad serpentina al respecto, suda desconfianza. Russell Brand como el antiguo comprometido tiene un dolor palpable durante toda la película, un peso de amor. Annette Bening tiene una autoridad matriarcal que es indudable y aporta una densidad a un personaje relativamente ligero. Pero obviamente la mejor actuación viene del mismo director, Brannagh, como Poirot. Otros grandes actores han interpretado a Poirot en el pasado, Albert Finney, Peter Ustinov, John Malkovich, pero Brannagh se siente el mas en su propia carne, tiene algo de vanidad y teatralidad en la que Brannagh brilla (posiblemente por su pasado Shakesperiano). Se ve que disfruta interpretar al belga, se pierde en su excentricidades y en su carisma, se ve que le tiene cariño al personaje.
Brannagh también tiene una mano dura al dirigir, se ve que este no es su primer rodeo. La confianza con la cual mueve la cámara y el control que tiene en las escenas más claustrofóbicas dentro del Karnak es de un toque de un veterano. El Karnak nunca se vio mejor y Brannagh todavía percibe una inocencia de un mundo que todavía no había visto la peor tragedia del siglo XX.
Sin embargo, la película tiene varias fallas, a nivel narrativo, estructural y de personajes. Los errores más superficiales son de carácter estético. Hay escenas filmadas en CGI que, no solo le quitan un poco del realismo a este mundo antiguo en el que nos queremos perder sino acentúa esas diferencias propias, llega un punto que no nos sentimos en Egipto, sino en un set en Atlanta, Georgia. Otro problema estético es el de la supuesta opulencia de Linnet, en ningún momento sentimos esa riqueza, ni el poder que conlleva tener esa cantidad de dinero, nunca se siente decadente ni excesivo, el derroche es mínimo, es menos una fiesta del Gran Gatsby y más un baby shower en los suburbios.
El filme tiene grandes fallas narrativas que tienen que ser criticadas. La primera debería ser obvia, en un whodunnit, lo más importante debería ser el crimen y el misterio, ese aspecto es lo que le da ritmo a la película, la esencia del filme. Escaparse de esa noción, no hace al filme más elaborado o más profundo, lo hace más pobre en comparación. La película tiene un prólogo y un epílogo sobre Poirot que, no solo es melodramático y empalagoso sino innecesario y aporta muy poco al cine. Para cuando llegamos al crimen ya han pasado más de cuarenta minutos y nos encontramos en la mitad de la película. Se siente inflado en superficialidad, como si la historia en si no hubiera sido suficiente, y al añadir dichas superficialidades sentimos que es una película al mismo tiempo incompleta y larga. Esa estructura también daña lo más interesante de la película, su segunda parte, en donde parece que se apresura en buscar una conclusión y los elementos intuitivos y policiales se sienten apurados y resueltos a medias.
En ese prólogo y epílogo sobre Poirot se quería hacer una relación directa entre el tema de amor y obsesión del caso que Poirot intenta solucionar y su propia vida, en su manera diciendo que no es solo Poirot que afecta a el caso, sino como el caso afecta a Poirot. Una idea noble perse, pero lastimosamente, mal ejecutada. La historia de amor de Poirot se siente forzada y superficial, no revela nada nuevo en el personaje y al introducir este nuevo elemento diluye un poco de la pureza del Poirot. El cambio en Poirot no se siente ganado ni relacionado con la película en su totalidad, hace de un personaje complejo un cliché.
En general la película no es un desastre, hay momentos de emoción e intriga que le sirven al filme, y no podemos negar el cariño y la pasión que Brannagh le tiene a el belga iconoclasta. Pero es posible que sus fallas pesen más que sus beneficios. Si lo que uno quiere es un misterio siniestro y un detective brillante y excéntrico, quizás sea mejor buscar en otro lado. Si mal no me equivoco, es posible conseguir episodios de Columbo en youtube.